miércoles, 30 de enero de 2013

UN MAL DÍA

Hoy no es un día como los demás,  hoy me llueve dentro y se me derrama la tristeza toda como ríos de sal infinita que se desbordan sin cesar. Será porque hoy es lo que llaman un mal día y no tengo unos brazos en los que refugiarme, no tengo otro cuerpo, otras manos, otros labios que me aseguren que no ocurre nada, que todo va bien, , que me diga que toda esta lucha sirve para algo, que me mienta ¡¡ por Dios !! que me mienta, quiero que me mientan y me acunen como una niña para calmar este dolor que hoy asola mi alma y no la deja en paz.
                         Estoy cansada, cansada de perder de a poco todo lo que me importaba, cansada del dolor físico que durante años no me ha dejado, de la incertidumbre, los quirófanos y esta vida que nunca imaginé como mía y a la que forzosamente me he tenido que acostumbrar. Cansada de luchar por seguir soñando porque quien no sueña no vive, cansada de sonreír cuando me muero por dentro y no puedo más con esta lucha absurda en la que no hay vencedores ni vencidos, tan sólo un doloroso camino que transitar en soledad que desde el principio yo se muy bien hacia donde me conduce.
                           Veo desde mi balcón a la gente ir y venir y me siento una intrusa, sobrevivo ¿ para que ? he perdido mi derecho a que nadie pueda enamorarse de mi, soy una apestada porque la muerte me ronda y baila mofándose a mi alrededor. Vivo en este silencio interior que todo lo ocupa evitando mirar hacia atrás y ver el pasado que me sonríe con la ironía de quien se siente valioso, sin embargo, a veces me asomo por una pequeña rendija y veo esa mujer plena, bella y feliz que fui y una perla de cristal se escapa  de esa mirada al tiempo que ya nunca ha de volver.
                               Hoy es un mal día , si, un día de esos en los que todo se vuelve oscuro, gris, en los que la esperanza se ha tomado el día libre cansada de enarbolar su bandera  cada mañana, cada despertar. La fe, la sonrisa, la fuerza de voluntad, mis mejores puntales han caído esparcidos por el suelo, estoy muy cansada de luchar.
                               Pero mañana amanecerá un nuevo día y quizás, lo más probable es que vuelva a ver todo de otra manera, recobre las fuerzas perdidas y logré seguir hacia adelante sin mirar más hacia atrás. Supongo que hoy sólo ha sido un mal día, uno de tantos, sólo uno más.

                                                                                     Carmen Duarte, 2013

                               

2 comentarios:

Nati Garcia dijo...

Animo Carmen,eres un gran ejemplo para todos.Siempre hay dias negros,en los que nada nos parece positivo,pero siempre vuelve a amanecer.... Mil besos es poco,mereces muchos mas

cuandounalagrimacae dijo...

Muchas gracias Nati, es cierto siempre hay algún día negro. Te agradezco tus palabras de ánimo y tu cariño. Mil gracias a ti.